Cuando el trabajo está bien hecho

En este mundillo de la fotografía de naturaleza cada vez más en alza, podemos observar como aumentan sin cesar los adeptos a está disciplina de la fotografía, con lo bueno y lo malo que eso conlleva. Cada vez hay un número mayor de «buenas» fotos por la red pero a la vez se ven menos «excelentes» fotos, ¿a que llamo yo excelentes fotos? pues a esas que me dejan con la boca abierta, o que me hacen reflexionar sobre como están hechas o a sorprenderme por el trabajo que llevan detrás o de admirar lo «limpias» que se ven.

Este fin de semana estuve en casa de mi compadre José Ledo, disfrutando de la compañía de su familia y en especial de mi «sobrinita» y como no cuando nos juntamos, es imposible que no hablemos de fotos o que no las hagamos. Las fotos que pude hacer con él son fiel reflejo del trabajo de campo bien hecho, un bebedero que funciona a las mil maravillas, un oasis para las aves de la dehesa extremeña, donde se pueden contabilizar innumerables especies, tanto aves como mamíferos que también calman su sed en dicho manantial, hasta un total de 20 especies llevamos contabilizadas en el mismo y estás son fotos que os voy a mostrar a continuación son un fiel reflejo de ello, en especial la curruca mirlona, a la que le tenía ganas desde hacia tiempo, espero que os gusten, a mí al menos me encantan.

2 comentarios en “Cuando el trabajo está bien hecho”

  1. David ese bebedero tiene una pinta cojonuda y las fotos que has sacado están de traca, un buen material y si encima es en buena compañía mejor que mejor.Un saludo desde Zumaia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba